Comunitat Valenciana: Las verguenzas de la Ley de Policías Locales siguen saliendo