El Ayuntamiento de València impide la formación en pistolas eléctricas por el SPPLB

El Ayuntamiento se gasta cerca de 9.000 euros del bolsillo de los ciudadanos para formar a 100 agentes, mientras impiden que el sindicato lo haga a coste de CERO euros.

València, 20 dic (EFE).- El Sindicato Profesional de Policía Local y Bomberos (SPPLB) ha acusado al Ayuntamiento de València de impedir la formación de los policías locales con pistolas eléctricas, después de que la Jefatura les haya negado el uso del salón de actos de la central para impartir un curso.

En un comunicado, el sindicato ha mostrado su sorpresa por la negativa, especialmente si se tiene en cuenta "la escasa formación que reciben los policías" y ha calificado la situación de "lamentable y mezquina".

"Esta formación es exigible para todos aquellos que las porten y debe de hacerse por instructores habilitados por el distribuidor de la marca TASER, lo que el sindicato proporcionaba y sin ningún coste para el Ayuntamiento", según el comunicado.

Fuentes municipales han señalado a EFE tras conocer esta denuncia que la formación de agentes en esta materia "la garantiza la propia Policía local tal y como está establecido en la legislación correspondiente".

Este curso, según el comunicado, ya había sido impartido a cuenta del SPPLB y de forma gratuita en innumerables plantillas del área metropolitana, la Comunitat e incluso fuera de ella, lo que habilita a todos los policías que la reciben para poder utilizar dichas pistolas.

En este caso, han explicado, el sindicato había solicitado al Ayuntamiento de València el salón de actos de la Central de Policía Local para poder impartirlo, tras consultar que estaba disponible para esa fecha pero les negaron su uso "con una excusa claramente insuficiente", según SPPLB

La justificación era que "la formación no se adapta a los parámetros marcados por la jefatura" cuando esos "parámetros" son de obligado cumplimiento, la formación esta reglada por el propio distribuidor de la marca y los instructores del SPPLB (al igual que los de Jefatura) habilitados para ello, han resaltado.

Se da la paradoja que la Jefatura ha realizado la misma formación para esas pistolas pero solo para unos 100 policías (de un total de casi 1.600), con un coste de cerca de 9.000 euros y solo esos agentes formados pueden usar esas pistolas.

Ello supone que tras haber realizado un esfuerzo importante en la compra de esas 10 pistolas, el reducido número de policías a los que jefatura permite llevarlas hace que muchas veces éstas se quedan en las unidades inoperativas, todo un "despropósito" para el sindicato.

También han definido de "rocambolesco" que, pese al escaso personal habilitado, la jefatura sacar una orden impidiendo que pudiera usarla el personal que ya había hecho el curso por el SPPLB u otras entidades en otras localidades con anterioridad.

Tras esta denuncia, el sindicato ha exigido que se forme a todo el personal operativo en la calle pero sabedor de que no se hará por su alto coste, ha solicitado un plus a los que la usen por la responsabilidad que asumen los agentes formados "con carácter exclusivo y excluyente por la Jefatura".

"El monopolio y la negativa excluyente de la jefatura y la Delegación de policía (PSPV) con la formación hacia el sindicato mayoritario en la policía no es nueva", ha denunciado el sindicato y ha recordado que ya ocurrió con un curso de violencia machista cuando se les negó las instalaciones policiales pero sí lo pudieron realizar en otras de Educación (València en Comú),

El SPPLB ha argumentado "sus malas relaciones" con la Concejalía de Policía por su actitud crítica por la gestión del cuerpo policial, las malas condiciones del servicio y la alarmante falta de plantilla, así como el sectarismo sindical de estos y ha puesto como ejemplo que UGT sí utilizó el salón de actos para una jornada. EFE