IMG-LOGO
IMG-LOGO
POLICIA LOCAL

El Ayuntamiento improvisa con policías voluntarios para el control del botellón.

16 junio 2021

El Ayuntamiento improvisa con policías voluntarios para el control del botellón.

LASPROVINCIAS.ES 16-06-2021

Protección Ciudadana organiza un dispositivo de 24 personas más por noche este fin de semana, pero no puede obligarlas al no haberlo previsto.

Control de botellón en una plaza de Valencia. iván arlandis/

La Policía Local de Valencia activó ayer el refuerzo (operativo en la jerga policial) para afrontar el segundo fin de semana de botellón después de decaer el toque de queda. Se hará con 24 funcionarios cada noche, que se apuntarán de manera voluntaria dado que se ha pedido con menos de siete días de antelación.

Así lo denunció el Sindicato Profesional de Policías Locales y Bomberos (SPPLB), quienes subrayaron la «improvisación» del Ayuntamiento ante algo que era «perfectamente previsible» después de la eliminación de la hora tope para estar en la vía pública.

Un total de 700 policías están apuntados como dispuestos para formar parte de los operativos, servicios fuera de lo habitual que pueden ser desde una carrera, una procesión o, como sucede en este caso, el control de las zonas de ocio para prevenir el botellón. Los agentes realizan como máximo siete servicios al año. Tienen por este motivo un complemento en la nómina.

Ahora bien, el funcionamiento del Cuerpo establece que los operativos sólo pueden pedirse con siete días de antelación. En el caso de que ese plazo sea más breve, será decisión de esos 700 funcionarios apuntarse como voluntarios al mismo. Dada la gran bolsa disponible suelen cubrirse sin mayores dificultades, pero «son signo de que les ha pillado el toro porque no lo habían programado», denuncian. Los agentes no tienen días de libranza a cambio, sino que pueden doblar servicios seguidos.


La Policía Local ha dispuesto para el turno de noche de la mañana, el viernes y el sábado 24 personas para cada jornada, tres oficiales y 21 agentes para patrullar las calles. «Los operativos se harán, pero por la profesionalidad de los policías, no por la planificación de la concejalía, que no ha habido», sentenciaron desde el sindicato, que no encontraron réplica en la delegación pese a la petición de LAS PROVINCIAS. Los turnos de noche empiezan a las 22.30 horas y acaban a las 5.30 horas del día siguiente.

El pasado fin de semana no se hizo ningún operativo, confirmaron las mismas fuentes, pese a que coincidió con el final de los exámenes de selectividad y el del toque de queda, en lo que el propio concejal de Protección Ciudadana, Aarón Cano, llamó la «tormenta perfecta» al valorar los destrozos causados en los quioscos de helados y bebidas de las playas del Cabanyal y la Malvarrosa. Desde el sindicato policial aseguraron que «era perfectamente previsible».

En un turno normal de fin de semana, cada noche hay en Valencia 75 agentes de patrulla, de servicio en la calle, al margen de la Sala 092 y otros funcionarios que realicen trabajo en oficinas. «Tienen trabajo de sobra porque deben atender todo lo que sucede en la ciudad, no sólo el botellón», reiteraron.

Además de las playas de la Malvarrosa y el Cabanyal, las zonas de ocio que concentran botellón son la plaza de Honduras, la plaza del Cedro o el barrio de Benimaclet, entre otros. La próxima semana se montará un nuevo operativo por este motivo, en la noche de San Juan, al decidir el Ayuntamiento el cierre de las playas por el riesgo de propagación del Covid-19. Cano anunció que entre la Policía Local, la Autonómica y la Nacional habrá 400 efectivos en las calles de Valencia para impedir aglomeraciones. La multa por invadir el litoral será de 750 euros, en un dispositivo similar al del año pasado, en el que no se registraron incidentes reseñables.

La Policía Local de Valencia cuenta en su plantilla con 1.466 agentes según el último dato oficial disponible, procedente de octubre de 2020. Están en marcha oposiciones para cubrir 225 plazas, un proceso iniciado en septiembre de 2019 y que todavía le quedan algunas pruebas.

Según las cuentas del sindicato, de los 1.466 funcionarios hay 315 en segunda actividad, es decir, que por razones de edad no pueden patrullar las calles. «Con los que hacen trabajos administrativos, planificación o sala del 092, la cantidad que queda es muy escasa para atender servicios», aseguraron.

Una de las propuestas que plantean ante la falta de personal es que entren ya en el Cuerpo los 54 aspirantes que han superado las pruebas en el turno de movilidad, es decir, funcionarios en activo que proceden de otros municipios. «Los demás no entrarán hasta finales de este año y después tienen que ir a la academia, por lo que trabajarán con todas sus competencias a mediados de 2022», estimaron.

Llegada de interinos

A modo de parche, indicaron, otra opción que podría trabajarse es la entrada de agentes interinos, actualmente en bolsas de trabajo de oposiciones pasadas. «Hay pocos ahora mismo en esa situación en Valencia y podrían ser más; no es el escenario que más nos gusta, pero es necesario». Estos agentes no podrían llevar armas, salvo pistolas eléctricas y esprays de pimienta, aunque servirían para reforzar servicios «ahora mínimos».





Un total de 700 policías están apuntados como dispuestos para formar parte de los operativos, servicios fuera de lo habitual que pueden ser desde una carrera, una procesión o, como sucede en este caso, el control de las zonas de ocio para prevenir el botellón. Los agentes realizan como máximo siete servicios al año. Tienen por este motivo un complemento en la nómina.Ahora bien, el funcionamiento del Cuerpo establece que los operativos sólo pueden pedirse con siete días de antelación. En el caso de que ese plazo sea más breve, será decisión de esos 700 funcionarios apuntarse como voluntarios al mismo. Dada la gran bolsa disponible suelen cubrirse sin mayores dificultades, pero «son signo de que les ha pillado el toro porque no lo habían programado», denuncian. Los agentes no tienen días de libranza a cambio, sino que pueden doblar servicios seguidos.La Policía Local ha dispuesto para el turno de noche de la mañana, el viernes y el sábado 24 personas para cada jornada, tres oficiales y 21 agentes para patrullar las calles. «Los operativos se harán, pero por la profesionalidad de los policías, no por la planificación de la concejalía, que no ha habido», sentenciaron desde el sindicato, que no encontraron réplica en la delegación pese a la petición de LAS PROVINCIAS. Los turnos de noche empiezan a las 22.30 horas y acaban a las 5.30 horas del día siguiente.El pasado fin de semana no se hizo ningún operativo, confirmaron las mismas fuentes, pese a que coincidió con el final de los exámenes de selectividad y el del toque de queda, en lo que el propio concejal de Protección Ciudadana, Aarón Cano, llamó la «tormenta perfecta» al valorar los destrozos causados en los quioscos de helados y bebidas de las playas del Cabanyal y la Malvarrosa. Desde el sindicato policial aseguraron que «era perfectamente previsible».