El Sindicato de Policiales Locales reprocha la falta de efectivos en Puerto del Rosario

diariodefuerteventura.com 

 
 

El Sindicato Profesional de Policías Locales y Bomberos en Canarias tacha de “intolerable” la situación del cuerpo en Puerto del Rosario y denuncia la “absoluta pasividad” de los responsables municipales.

Desde el sindicato critican que la gestión del grupo de gobierno unido a “una Jefatura de Policía Local manida y resistente al cambio”, ha provocado que el municipio más habitado de Fuerteventura, con un censo próximo a los 40.000 habitantes, se enfrente nuevamente a una situación de inseguridad por la imposibilidad de garantizar la protección de los vecinos y turistas.

Así señala que los efectivos del Cuerpo de Policía Local de la capital “han ido cayendo en picado”.

“Las cifras de la policía portuense hablan por sí solas: 36 Agentes, de los cuales 4 se encuentran próximos a la jubilación, a lo que hay que sumar varios agentes con bajas de larga duración. A pesar de todo, lo que resulta lamentable es que, según las ratios que prevé la normativa elaborada por el partido político del alcalde, el nacionalista Nicolás Gutiérrez, este Ayuntamiento debería tener en torno a 74 efectivos”, añaden.

Según aseguran desde la Ejecutiva de Canarias del SPPLB, “mientras el Inspector-Jefe de Puerto del Rosario, Pedro Gordillo, siga jugando con las cartas marcadas, el cuerpo de Policía Local seguirá yendo a la deriva. De la mano de Nicolás Gutiérrez, el Jefe de Policía Local seguirá siendo el perejil de todas las salsas, ya que vale para liarla con todo sin que resuelva absolutamente nada”.

Recuerdan que Puerto del Rosario es un municipio que cuenta con un aeropuerto que mueve seis millones de usuarios al año, un muelle comercial zonas industriales, numerosos núcleos poblacionales dispersos, y así un largo etcétera de peculiaridades que, “al parecer, pasan desapercibido para el actual equipo de gobierno local”. 

 En cuanto al inspector Pedro Gordillo, quien lleva 29 largos años ostentando la Jefatura de Policía Local, dicen que “sigue en su línea lampedusíana de cambiarlo todo para que todo siga igual, lo que se ha traducido en una gestión pésima marcada por la merma de agentes, falta de mandos intermedios, y carencia en recursos materiales”.