El sindicato STAS-IV se retracta judicialmente de las injurias vertidas sobre una delegada del SPPLB

EL STAS POLICIA LOCAL PIDE DISCULPAS ANTE EL JUEZ A NUESTRA DELEGADA DE POLICIA LOCAL Y A UN FAMILIAR, POR LAS DESAGRADABLES E INOPORTUNAS MANIFESTACIONES VERTIDAS CONTRA ESTOS, CON INJURIAS Y FALSAS ACUSACIONES DELICTIVAS


Es lamentable que se haya tenido que llegar a un acto de conciliación ante la amenaza de una querella criminal por Injurias y Calumnias para reconocer lo que estuvo mal.

Es triste no reconocer la evidencia, salvo cuando no tienes más salida que verte obligado a ello ante las consecuencias negativas de mantenerte en tu terquedad, lo que dice bien poco (en todos los sentidos) de los “compañeros” liberados del STAS policía local, que redactaron esa desafortunada nota.

Lo peor no es ya que en el fragor de la “batalla” sindical a uno se le pueda “calentar la boca”, el desatino de lo expresado, la personalización o incluso la extensión a personas ajenas cuyo único “pecado” viene por afinidad o consanguinidad, que ya tiene miga la cosa, ya.

Lo peor es que avisados estos “compañeros” liberados del STAS PLV de su “patinazo” y demandada una lógica, simple y sencilla disculpa, pública reconociendo lo evidentemente falso y desacertado de la acusación, no fueron capaces de hacerlo, ¿tanto costaba? ¿Es positivo pensar/actuar así? En la vida pública (y esto no deja de serlo) la “Humildad” es un valor, y el “ego” o el “orgullo” un cáncer que corroe y que te acabará consumiendo moralmente ante todos y lo más importante ante uno mismo. Uno refleja lo que es.

Vaya por delante la clara intención que siempre tuvimos de no judicializar el tema, pues en el fondo no queríamos castigo o sanción, solo disculpas por su parte, que tomaran nota que ciertas líneas no deben traspasarse, motivo por el cual en la conciliación judicial previa dimos por bueno su retracto de las palabras vertidas y las disculpas (tarde, forzadas y ahora sí públicas) como suficientes para no seguir con la querella.

El SPPLB es un sindicato activo, dinámico, reivindicativo y crítico, pero desde luego no personalizamos y mucho menos involucramos a familia que nada tienen que ver sindicalmente. Aun así, si en esa “intensidad” alguien se siente agraviado personalmente y nos lo comunica, de momento nos llega para tener la suficiente dignidad para pedirle disculpas, y si la ofensa es con publicidad, las disculpas así lo serán. Lo contrario como por desgracia han hecho algunos, deja en evidencia la catadura moral de algunos a la hora de valorar a las personas, y si estos son los que deben de tratar con personas (policías)  sus derechos y condiciones laborales, desde luego no les envidiamos el trato.

Para nosotros queda pues valorado el “nivel” moral de estos “compañeros” (sí, siempre entre comillas) liberados del STAS PLV, por lo que estos no se merecen más que nuestra indiferencia y vacío.

Y si esa va a ser su línea de trabajo sindical hacia sus policías afiliados, como dice el dicho “si pones al zorro a vigilar las gallinas… no comerás huevos” apañados van estos.


Nota de los impresentables: