Guardias y policías urgen más de un millar de chalecos ante ataques como el Rambo

 

 

Agentes trasaladan a un helicóptero al 'Rambo de Requena'. /JUCIL
Agentes trasaladan a un helicóptero al 'Rambo de Requena'. / JUCIL

El tiroteo de Teruel y el disparo por una deuda en Valencia reavivan la petición de más protección entre los agentes

 
JUAN ANTONIO MARRAHÍ Valencia


 

«Un chaleco normal hubiera bastado para evitar las heridas que sufrió el guardia al que disparó el 'Rambo' de Requena«. Lo afirma Cristóbal Soria, portavoz de la Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC) en Teruel. El disparo al agente o la agresión por un tiro en Benicalap reavivan en nuestra región las críticas por la falta de esta protección en las fuerzas de seguridad. Sólo los guardias civiles consultados urgen 600 chalecos. Policías nacionales y locales reclaman unos 700 para cubrir a toda la plantilla que opera en la calle.

La razón que esgrime un policía local es simple: «Nunca sabes cuando te va a aparecer un delincuente armado. Puede ser en cualquier control o identificación«. Los chalecos protectores no están aún completamente extendidos. A veces se reservan para unidades concretas o la protección debe ser compartida.

 

Desde AUGC Valencia estiman que sólo en la provincia serían necesarios 300. «Todavía hay muchos puestos ordinarios (de menos de 25 agentes) que carecen de ellos», lamentan. «Y no son asignados a los agentes, como ocurre con la pistola». Cada vez que llegan remesas nuevas de funcionarios de otras comandancias «no tienen antibalas hasta un periodo de tiempo considerable, a veces meses».

En Alicante, la asociación cifra en 150 los chalecos que se precisan. Y se repiten las críticas entre guardias de Castellón. «Hay para todos los agentes en puestos principales, no en los ordinarios. Allí las protecciones deben compartirse y hay recelo por el miedo a contagios en plena pandemia», ahonda el portavoz de AUGC Antonio González. En Castellón, estima, hacen falta 150 protecciones.

Entre policías nacionales también hay preocupación. Según el sindicato Justicia Policial (JUPOL), «en la provincia de Valencia hay un déficit del 20% de antibalas. Lo tienen 1.648 agentes y carecen de él 318». Reclaman 600 para la región y alertan de que promociones nuevas de policías «se incorporan sin chalecos y las licitaciones son insuficientes». Además, «las tallas no son acordes a los compañeros en muchos casos y las compañeras no tienen protecciones adaptadas a su fisonomía».

Similar inquietud en el Sindicato Profesional de Policías Locales y Bomberos (SPPLB). Vicente Gil es su delegado en el Ayuntamiento de Valencia. Urge 200 chalecos más para los agentes municipales. Además, revela «problemas de tallaje» en los disponibles, «que a veces hay que compartir». José Alfonso Fenollosa, portavoz de Policía Local en CSI-F explica que el deseado 'chaleco por agente' consta en un borrador de la Generalitat en periodo de información pública antes de la pandemia. «Se contempla esta obligación, pero de momento cada ayuntamiento hace lo que quiere», lamenta.