La Policía Local de la provincia de Alicante en pie de guerra