SPPLB critica el estado obsoleto de las instalaciones policiales en València

 

SPPLB critica el estado obsoleto de las instalaciones policiales en València

Hortanoticias.com

Lavanguardia.com   (EFE).- 

El Sindicato Profesional de Policía Local y Bomberos (SPPLB) ha denunciado este miércoles el deterioro de algunas instalaciones policiales de la Policía Local de Valencia y la necesidad de su renovación, ya que en "en cuatro años cero inversiones en instalaciones" en la ciudad.

El SPPLB ha asegurado que ciertas instalaciones son "obsoletas" y "poco funcionales" y ha afirmado ya haber denunciado de forma reiterada el estado de los accesos a los retenes en los recintos ante el Comité de Seguridad y Salud del Ayuntamiento de Valencia, han informado fuentes del sindicato.

Como ejemplo ha citado la aparición de las unidades policiales de la Unidad Gama, que se encargan de la prevención y seguimiento de las víctimas de violencia de género, "que se han tenido que situar en espacios muy reducidos donde ni siquiera se tiene un recinto con suficiente intimidad para atender a las propias víctimas".

Según el sindicato, podría ser reestructurado el retén de la primera Unidad de Distrito (Ciutat Vella) situado en un edificio compartido con el Parque Centro Histórico del Cuerpo de Bomberos, para dar un mejor servicio, de forma que queden las plantas inferiores con mayor capacidad operativa para la Policía Local y las superiores para Bomberos.

Asimismo, sería necesaria la construcción de un nuevo retén adecuado a las necesidades y al crecimiento en la segunda Unidad de Distrito (Ruzafa), ubicado en un edificio con más de 20 años donde, "entre otras deficiencias", la falta de espacio ha obligado a ocupar el pasillo con taquillas.

 

SPPLB ha señalado también los retenes de la cuarta y séptima Unidades de Distrito, en Abastos y Marítimo, respectivamente, esta última con más de 50 años de antigüedad y que no fue construido para ser utilizado como tal, ya que previamente acogía la Junta Municipal de Distrito y, anteriormente, la Casa de Socorro. EFE