València: El ayuntamiento pone en riesgo la seguridad e integridad de sus bomberos

 


Pese a las reiteradas denuncias del Sindicato Profesional de Bomberos (SPPLB) a lo largo del tiempo, las peticiones de la oposición política al respecto y las muestras de interés de la Delegación de Personal (por que la Delegación de Protección ni está ni se le espera) y de promesas de búsqueda de soluciones, la situación que ya venía de largo, lejos de solucionarse y tras 6 años de gobierno, ha degenerado a límites insoportables.

 

De un total de 10 plazas de enfermeros de bomberos de la plantilla, a día de hoy solo quedan 5 disponibles para los 5 turnos que existen de trabajo, lo que significa que cada vez que alguien tiene un permiso, vacaciones o baja laboral el servicio no dispone de ambulancia, situación que se dará en más del 25% de los días a partir de ahora. Cada vez que esto ocurre, la capacidad de atender situaciones de riesgo habituales en las que se ven involucrados los bomberos o vecinos con los que actúan, se reduce y pone en riesgo, como ya pasó recientemente en un incendio en Cases de Bárcenas hace pocos meses.


La unidad sanitaria de bomberos y su equipo de atención de respuesta inmediata ha prestado servicios fundamentales en desgracias importantes de esta ciudad y lo más relevante, ha evitado muertes y lesiones más graves en incendios y accidentes, no sólo de los bomberos, sino también del resto de la ciudadanía. El Servicio de Bomberos de València cuenta con ambulancias preparadas para hacer frente a las más duras exigencias del servicio, las cuales se quedan paradas por falta de personal, en una clara negligencia e imprudencia de nuestros gestores públicos que parece no ser conscientes de las posibles consecuencias en vidas humanas de sus actos.
 

En lo que llevamos de legislatura, se han incorporado al Ayuntamiento de València, centenares de empleados, decenas de jefes y coordinadores, gerentes de las fundaciones municipales, asesores, escoltas…., pero la ambulancia se queda en el garaje y los bomberos jugándose su vida y las de los demás.

¿De verdad hemos hecho lo que está en nuestras manos para solucionarlo? Es evidente que no.

Se ha pedido por activa por todos los sindicatos en Bomberos, en la Mesa de Negociación, en prensa… y vamos a peor. Una de las excusas desde el inicio de la legislatura es que no teníamos bolsa de enfermeros, después con la pandemia, que Consellería no cede la suya; excusas, se han hecho bolsas exprés para otros puestos del ayuntamiento y en meses se han cubierto. Cuando de verdad se quiere se puede.
 

En Noviembre del pasado año (han pasado 6 meses sin hacer nada) ya dimos la alarma general, pedimos una mejora de empleo interna, un concurso de comisionados de otras administraciones, una bolsa exprés por concurso de enfermeros…. NADA, NO SE HA HECHO NADA.

El pasado domingo día 11 de abril volvió a ocurrir, un cabo de Bomberos del Ayuntamiento de València se lesionó mientras extinguía un incendio de una vivienda en la capital.

De nuevo, la ambulancia con la que cuenta este servicio municipal, destinada a atender a los propios bomberos y a los ciudadanos ante casos de incendios como este, no se encontraba operativa por falta de personal. Afortunadamente en este caso las lesiones de nuestro compañero han sido de carácter leve, ha habido suerte, ¿pero la habrá hoy? La ruleta de la dejación e imprudencia de los gestores públicos sigue girando.

 

Señor Aarón Cano, es usted el responsable del Área de Protección Ciudadana, el mundo sigue girando alrededor del avestruz; Señora Luisa Notario, la Concejalía de Personal es eso, de personal y que el concejal siga en su onírica histográfica no significa que usted no haga su trabajo; y Señor Ribó, ¿es usted el alcalde o a qué se dedica?

Bomberos y Bomberas de València, de estas personas depende vuestra integridad cuando suene el timbre, el humo lo cura todo y no deje ver, la temperatura aumente, los gritos se apaguen o sufráis un accidente. Recordarlo.