València: La policía de barrio pierde setenta agentes por la caída de plantilla

 

El Spplb asegura que el servicio corre riesgo de «desmantelamiento» por la amortización de plazas

25.12.2018 | 20:32  Levante-emv.com 
 
La policía de barrio se instauró hace 26 años.
 

La policía de barrio está sufriendo la importante reducción de plantilla que se ha producido en la Policía Local de València en los últimos años. Según el último recuento oficial, la cifra actual es de 169 agentes, cuando en su mejor momento estuvo en torno a los 240 efectivos. Setenta menos.

 

Según datos de la Concejalía de Protección Ciudadana facilitados al grupo municipal del PP, la cifra actual de policías de barrio es de 169 agentes repartidos en 73 barrios de la ciudad. En la mayoría de ellos hay dos agentes para garantizar los dos turnos de trabajo, pero en muchos de ellos hay un único policía.

 
 

Para el Sindicato Profesional de Policía Local y Bomberos (Spplb), estos números oficiales todavía son mejores de lo que indica la realidad diaria. Según su portavoz, Jesús Santos, la policía de barrio, nacida en València hace 26 años con el ánimo de ser una policía de proximidad muy pegada al terreno, se encuentra en «riesgo de desmantelamiento», fundamentalmente porque desde hace años «no se están cubriendo las bajas de servicio por pase a segunda actividad», dice.

 

Pone como ejemplo las pedanías de la zona sur o la zona norte. En las primeras había seis policías de barrio y en la actualidad hay tres, mientras que en los pueblos del norte había cinco y se han quedado en dos.

 

Y esta situación se repite en la mayoría de los distritos de la ciudad, de manera que los agentes tienen que multiplicarse para llegar a todos los puntos o atender todas las funciones.

 

Según Santos, es normal que algunos policías de barrio hayan ampliado su trabajo a dos o tres barrios diferentes por falta de servicios en esos otros puntos. Así mismo, asegura que muchos de estos agentes salen de sus servicios ordinarios para cumplir con otras misiones, como los refuerzos en la zona centro o el trabajo con el radar de velocidad.

 

La consecuencia, según Santos, es que la proximidad que antes había con vecinos o comerciantes se está perdiendo. «Lo que era un buen servicio a la ciudadanía ahora ya no lo es. Es un servicio en desmantelamiento», asegura el portavoz del Spplb.

 

Hay que reseñar en cuanto a la plantilla de la Policía Local de València que el ayuntamiento ya ha aprobado la incorporación de 120 agentes y que las oposiciones ya están en marcha.

 

Por contra, hay que destacar también la inminente entrada en vigor del decreto de jubilación anticipada, que permitirá jubilarse «de golpe» a 150 agentes sin que diera tiempo a sustituirlos.