Valencia: Policías locales consideran «imposible» perseguir cada incumplimiento tras un fin de semana con 300 denuncias



A. MARRAHÍ/ Á. SERRANO VALENCIA.


 

Una frase resume el sentir de los policías locales que trabajan hoy en la Comunitat: «No vamos a llegar a todo». La obligatoriedad de la mascarilla desde el sábado en la Comunitat choca con una realidad en la que la mitad de las plantillas está de vacaciones y la importancia de la protección no ha calado suficiente entre los jóvenes. Según los sindicatos consultados, «ha faltado previsión» en la organización de las plantillas y la medida que se anunció el sábado «llega con retraso».

Manuel Sánchez es el presidente del Sindicato Profesional de Policías Locales y Bomberos (SPPLB) en la Comunitat. Y esta es su visión ante el cometido de los agentes: «Es imposible controlar a toda la población y más en las terrazas y con unas plantillas que están a la mitad en julio y agosto».

 
 

Según lamenta, «las previsiones han fallado con una organización del personal planteada ante un posible rebrote en otoño que finalmente se ha adelantado». Y con el «problema añadido» de que en nuestra región un 35% de las plazas de policía local «están sin cubrir».

 

Ante la nueva obligatoriedad de la mascarilla cuando no se come o bebe en terrazas, Sánchez apela a la colaboración y denuncia de hosteleros y camareros. «De lo contrario, no habrá manera de actuar». Las intervenciones, entiende, «podrán ser únicamente ante grupos muy amplios de tertulia donde el incumplimiento de la norma sea muy evidente».

 

Una opinión muy similar comparte Francisco Peñalosa, policía y responsable de Administración Local en CSIF. Lamenta que no se hayan cubierto vacantes para hacer frente a la pandemia con más agentes en las calles. Según estima, antes del cambio normativo del sábado «la mitad de la gente no llevaba las mascarillas» y ahora el grado de incumplimiento «rondará el 10%». Y pone el foco en «jóvenes de entre 12 y 18 años que no aprecian el riesgo»

Eso se vio en Valencia, donde se impusieron 294 durante todo el fin de semana. El concejal de Protección Ciudadana, Aarón Cano, destacó que el anuncio de la obligatoriedad aumentó la responsabilidad de los vecinos, que empezaron a usar más la mascarilla. «Tenemos que retomar el nivel de atención que teníamos antes. Los vamos a recuperar y los niveles de transmisión se mantendrán», dijo