IMG-LOGO
IMG-LOGO
SINDICALES

Por alusiones Guía de Isora

07 junio 2023 2115 visitas

Por Zebenzuí González Rancel, Secretario Autonómico del SPPLB en Canarias.

 

Todos sabemos cómo funciona el pundonor, y la necesidad de mantener la buena fama a toda costa. Pero lo de “Paco”, como Jefe de la Policía Local de Guía de Isora, es punto y aparte.

 

Este comentario viene a colación de una réplica publicada en este rotativo, el pasado 5 de junio de 2023, y bajo el título “Policías Locales de Guía de Isora cuestionan al SPPLB por sus críticas personales”. Dicho esto, vayamos por partes. Primeramente, como ciudadanos que somos, y más siendo funcionarios investidos de autoridad, lo natural, además de correcto, sería dar la cara (que no poner la otra mejilla). Pero se ve que para el entrañable Paco, el cual es digno de ingresar en la Cofradía del “Yo no fui”, le es más fácil y cómodo esconderse tras el anonimato de un escrito que a ningún autor identifica, aflorando la falsa valentía que otorga esta situación de clandestinidad (todo un acto de cobardía).

 

En segundo lugar, porque el 87% de la plantilla de la Policía Local de Guía de Isora están afiliados a esta gran formación, y la totalidad de los delegados del personal funcionario representan a este sindicato. Cualquier persona con algo sentido común entenderá que estos números dan plena legitimidad para hablar en nombre del colectivo policial de Guía de Isora, ya que parece que su máximo exponente, el amigo Paco, ni está ni se le espera. Nuestro entrañable pero blandito amigo no sólo no ha sido capaz de resolver los problemas internos, sino que, además, los ha acrecentado.

 

En tercer lugar, y sin ánimo de ahondar in extenso, la representación laboral origina que los delegados sindicales, delegados de personal, y demás puestos representativos, sean portavoces de la mayoría, sin que haya que someter todas y cada una de las decisiones a la mayoría asamblearia. Esta perogrullada evidencia que Paco no sabe de lo que habla, a la vez que toca de oído y, además, desafinando.

 

Para finalizar, y a modo de recomendación, le diré a mi estimado Paco que deje de lado la actividad baja en la corteza prefrontal (esa que los profanos llamamos “bajos instintos”), y que continuando con el tan deseado cambio político isorano, se marche al banquillo en compañía de Josefa Mena.