La realidad ratifica que el tiempo de las palabras ya pasó